Mi voluntariado por acomodación y comida en Seúl, Corea del Sur

voluntariado en corea

Después de casi 5 meses en el sudeste asiático y de haberme enfermado en Vietnam ya era hora de un cambio.

Escogí visitar Corea por tercera vez y establecerme aquí por un tiempo. Quiero aprovechar que se cumple un mes de mi estancia  para contarte como ha sido todo.

El voluntariado

voluntariado en corea
BBQ coreano con los huéspedes

Corea es otro de los países en los que se puede conseguir voluntariado por Work Away. A pesar de que existen menos opciones que en otros lugares del Sudeste Asiático, todavía son varias las oportunidades que hay para viajar y vivir aquí por un tiempo a muy bajo costo.

Algunas de ellas son cafés para tener conversaciones en inglés, asistir hostales y trabajar en granjas.

En mi caso particular, después de aplicar a dos cafés de inglés en Busan y dos hostales en Seúl, terminé llegando a Time Travellers Party Hostel donde a cambio de 4 horas de trabajo, 6 días a la semana me ofrecen acomodación y algunas comidas.

El trabajo es variado. Existen 4 diferentes turnos en el día y tres tareas principales: limpieza, recepción y bar. Mis favoritos son el turno de la mañana (9am a 1pm) o el de la noche (7pm a 11pm) porque no me cortan el día y puedo relacionarme con los otros viajeros.

Comparto cuarto con 3 personas y tengo un escritorio para trabajar en lo mío. La cocina cuenta con arroz, kimchi y frutas que sirven de comidas. Las bebidas del bar también son gratis y el dueño nos cocina comida típica los martes y nos invita a BBQ los viernes.

Siempre existe un lugar para uno

voluntariado en corea
En Time Travellers RELAX hostel

Todos los días después de las 6 de la tarde el hostal se transforma en un bar donde voluntarios y huéspedes nos reunimos a jugar dardos, billar y cartas.

Cerveza bien fría y soju, la bebida alcohólica tradicional, son servidas indiscriminadamente. El televisor muestra videos de K-pop toda la noche mientras que- y dependiendo de quién esté en el bar- hip-hop, rock o reggaetón calientan el ambiente.

Inicialmente todo fue un choque y muy abrumador para alguien como yo que está más en la onda del mindfulness y el aprendizaje. Desconocía que llegaría a un ‘party hostel’ y se me dificultó encajar de inmediato.

No fue muy bien visto que rechazara varios de los tragos y las salidas a discotecas. Me acostaba temprano y salía del hostal para encontrarme con amigos o hacer ejercicio. Leer, escribir y además enseñar español.

Sin embargo, con las semanas los dueños se han venido dando cuenta de mi buen trabajo y buena relación con los huéspedes. Yo también por mi lado he ganado más confianza y habilidad para demostrar que aunque no tomo y no me gustan las discotecas, la puedo pasar bueno… De hecho, algunas de las noches que mejor se ha vendido en el bar han sido cuando he estado allí. Tal vez por eso me empezaron a dar más de estos turnos.

Los dueños también tienen otro hostal a 5 minutos caminando. El lugar maneja un concepto totalmente diferente, más relajado, con jardín y muchos libros. Adentro está decorado con colores claros, piso y piezas de madera que lo hacen sentir a uno muy tranquilo.

He trabajado y dormido algunos días allí pero la idea es poder cambiarme del todo eventualmente… vamos a ver como resulta.

Enseñar español

voluntariado en corea
Con mis compas colombianos y Jaewon en Gagnam, Seúl.

Una de las opciones que tenemos los extranjeros para hacer unos ingresos adicionales en este país es enseñar idiomas.  Existen páginas como Craigslist o Contact Korea que funcionan como bancos de empleo en el que uno puede postear su hoja de vida y encontrar ofertas laborales.

Yo empecé a enseñar español. En la visita de dos de mis mejores amigos, uno de ellos me presentó a Jaewon, un coreano que quiere aprenderlo y que de buena gente decidió contratarme para ello.

Y digo ‘buena gente’ porque aunque he enseñado inglés anteriormente, me siento todo un novatillo dictando español.

Ahora sí que entiendo a mis amigos nativos de habla inglesa que decían que dictar su propio idioma es difícil porque nunca lo habían aprendido como me tocó a mí: yendo a un salón de clase, palabra por palabra, gramática etc.

Mi estudiante preguntaba muchas cosas que no sabía cómo explicar. “¿Por qué ‘es’ y no ‘está’?”, “¿Por qué ‘el agua’ y no ‘la agua’?”, “¿Cómo hago para saber si es B o V?” etc.  Así fue que me di cuenta de la importancia de organizar las clases y preparar diapositivas.

En términos de dinero recibo 15.000 wones coreanos (13 USD) por cada hora de clase. Es la mitad de lo que normalmente se paga pero partiendo de mi nivel principiante como profesor del español y por tratarse de un amigo, lo considero una tarifa justa.

El dinero que hago con las 20 clases que establecimos en el mes me alcanza para las comidas especiales fuera del hostal y los transportes a los alrededores de la ciudad.

El tiempo libre

voluntariado en corea
A 836 metros de altura en el Parque Nacional Bukhansan, Seúl.

Como trabajo tan solo unas horas al día, aprovecho el resto del tiempo para explorar, conectar con la gente y dedicárselo al blog.

Con mis amigos colombianos que estuvieron de visita salimos a recorrer Seúl y viajamos a Busan.  Me he reencontrado también con viejas amistades de cuando estudié becado en Sungkyunkwan University y con otros amigos de varios países que he hecho en el camino.

De resto, aventurándome por la ciudad con algunos huéspedes y darles a conocer lo que sé de esta maravillosa cultura.

***

Gracias por leer. Y si tienes algo que decir o preguntar, estaré pendiente de tu mensaje en la parte de abajo ;).

Te puede interesar:

12 ideas sobre “Mi voluntariado por acomodación y comida en Seúl, Corea del Sur”

Deja un comentario