Vivir Viajar Amar: El Inicio de un Viaje sin tiquete de regreso

sin tiquete de regreso

Publico esto desde mi cuarto en Dinamarca, a 4 horas de entregarlo al inspector.  Esta noche me tocará dormir en la sala. Ya vendí la mayoría de mis pertenencias y otras las regalé. Dejo en esta casa tan solo una maleta con la ropa que no empaqué en mi mochila de viaje. Camisas, trajes, chaquetas y guantes… no los necesitaré.

La cuenta regresiva ha empezado, mañana es el gran día en que salgo de un maravilloso país como lo es Dinamarca y  viajo a Italia embarcándome en la que será mi primera vez como voluntario alrededor del mundo.

Si bien ya te conté el porqué de este viaje como voluntario, el día de hoy era inevitable pensar en el cómo…¿Cómo llegué hasta aquí?

Hace un mes estaba trabajando para la empresa más admirada de Dinamarca y ahora empaco mi vida en un backpack de 48 Litros… mi caparazón y yo su tortuga. El inicio de un viaje lento, como esos que tanto me gustan a mí… de nuevo: ¿Cómo llegué aquí?

1. Un alto en el camino: Escribir

sin tiquete de regreso

“El descontento es la primera necesidad para el progreso” – Thomas A. Edison

Todo empezó con eso… descontento.

Para llegar a escribir en Google cosas como “porque perdí el sentido del humor” “porque me volví aburrido” y finalmente “me siento vacío” era porque tenía que estar muy confundido y desesperado.

Sentía que no encajaba… que no estaba siendo yo y que tenía muchas cosas por aprender. “ellos saben hacer eso y yo no” “él es más gracioso que yo” “ella es más feliz que yo” pensaba.

Observando me daba cuenta que había algo que me faltaba… algo que mi ‘súper trabajo’ no me daba, que mi ‘súper maestría’ y mis ‘súper posesiones’ no me daban.

Por fortuna Google es nuestro amigo. Mi desesperada búsqueda en la red resultó en varios artículos que leí, y de cada uno me inspiré un poco. Tenía que parar, reflexionar y hacerme las preguntas más difíciles:

  • ¿Qué me gusta?
  • ¿Para que soy bueno?
  • ¿Qué es lo que siempre he querido hacer?
  • ¿Qué me hace feliz? Pero feliz de verd­­­ad!

Empecé a escribir, escribir y escribir todo lo que se me venía a la cabeza. Era la única forma de sacar todo lo que tenía dentro. Las ideas se volvían historias complejas sin terminar y un mar de mezclas de sentimientos acumulados. Al principio eran más las cosas negativas que escribía, lo cual me daba cuenta solo hasta que las releía y decía “hey! No todo es así de malo”.

Así fue que empecé a enfocarme más en mis logros, escribir más de ellos. Sentía como ganaba confianza de nuevo, me volvía a conocer. Luego releía y podía ver que, al igual que los demás, soy bueno en unas cosas y que tengo mucho conocimiento por compartir.

2. Tener Visión: antes estaba ciego, ahora veo

sin tiquete de regreso
En bici por las costas de Dinamarca.

“El hombre está hecho de deseos, Como son sus deseos, es su fe. Como es su fe, son sus trabajos. Como son sus trabajos, así se vuelve él.”  –  Henry David Thoreau en Walden

Crear valor! Eso es lo que quiero. No de la clase de valor que estaba “creando” en la empresa (si a eso se le puede llamar valor). Del valor del cual me siento orgulloso y me gustaría ser reconocido, pues  a todos nos gusta ser reconocidos (pero no a todos de la misma manera).

La cuestión es entonces preguntarse ¿cómo quieres tú ser reconocido?

Todas esas páginas que escribí con mi mala ortografía, letra chueca y muchos tachones, me mostraron que si no aporto, no vivo y yo quiero vivir al máximo. Inspirar a la gente a, que como yo y cada vez más personas, vivan una experiencia liberadora y se abran un mundo de posibilidades.

La retrospección que había hecho, me había mostrado que ese mundo de posibilidades había llegado a mí desde mi primer viaje: En Londres había aprendido inglés, conocido a la surcoreana que me robo el corazón y consecuentemente se volvería mi razón para terminar otro año estudiando becado en Corea del Sur.

Una cosa trae a la otra: Trabajo. A las empresas les llama la atención un perfil internacional, independiente y ambicioso, y eso era lo que yo había ganado después de mis dos viajes… así que no fue ningún problema conseguir trabajo.

Una cosa trae a la otra: Conciencia. De regreso en Bogotá, esos trabajos me enseñaron muchas cosas, entre ellas, la más importante: que me estaba muriendo a los 22 años. Trabajaba en un ambiente superficial, no tenía tiempo para los que quería, ni para mí. No era vida y necesitaba nacer de  nuevo.

Una cosa trae a la otra: Confianza. Había aprendido inglés, acumulado experiencia laboral relevante desde muy joven y sobre todo estaba motivado a establecerme en un nuevo país. Renuncié, apliqué a una beca para estudiar en Dinamarca y me la gané.

…Sí!, una cosa trae a la otra. Si viajar una vez te cambia la vida, puedo decir que viajar frecuentemente te la enriquece.

Entonces ¿¿¿porque no ayudarle a la gente a tener eso, una vida enriquecedora???

Traer valor a las personas del común: ayudarlas a hacer algo asombroso. Por eso, es que quiero ser reconocido,  eso me llena.

…“¡¡Vivir la vida, montar un blog y compartir mi experiencia!!” pensé.

Lo primero hace rato no lo hacía y de lo segundo no tenía ni idea, pero en lo tercero confiaba y eso era suficiente.

3. Pasar a la acción:

sin tiquete de regreso
Haciendo windsurf en Dinamarca

Vivir

¿Por dónde empiezo?… siempre quise tocar guitarra y dos de las personas con las que vivo tienen una. ‘Pues empecemos por ahí!’ concluí. Les conté 1) que quería aprender, 2) que nunca lo había hecho en mi vida pero 3) que lo quería intentar.

Ambos, un danés y una finlandesa les pareció genial la idea. Me daban mini clases cuando querían y me prestaban su guitarra. Me descargué una aplicación al celular y mi amigo YouTube se convirtió en mi profesor personal.

Llegaba cansado de trabajar pero sabía cuál era mi objetivo: tocar la guitarra. Por sorpresa ganaba energía cuando lo hacía. A pesar de que no era nada bueno (ni todavía lo soy), estaba haciendo algo que quería, sentía que estaba aprendiendo!… me sentía vivo!

Quería más! Recientemente se me había metido en la cabeza la idea de hacer Windsurf. En Dinamarca no hay ni una sola montaña para subir, cosa que me fascina, pero si un montón de viento.

Había dejado el skateboarding a los 14 años por inseguridades tontas pero siempre me ha gustado ese sentimiento de libertad… ahora se me presentaba una oportunidad parecida y tenía que intentarlo.

Otra de las personas con las que vivía (compartía una casa con 9 personas de diferentes nacionalidades) practicaba windsurf y era parte de un club. Me invitó una vez y fue amor a primera vista!

ohhhhh el contacto con la naturaleza y la gente llena de buena vibra. “Este es el lugar al que pertenezco”! le dije a mi amigo.

Por una membrecía anual de 700 coronas danesas al año (algo así como 100 dólares) empecé mis clases de windsurf. No tuve que comprar nada… me daban acceso a todo el equipo, incluso a unos cayacs.

Después de dos meses yendo cada semana y muchas caídas, fue que por fin pude surfear. Fue la primera vez durante todo el tiempo que no me caí, dos horas de felicidad absoluta!!… era más relajante de lo que pensaba y ahora quiero aprender a surfear sin vela al estilo Hawái, pero todo a su debido tiempo.

Viajar

sin tiquete de regreso
Tarde de amigos, musica y BBQ en el colectivo. Roskilde, Dinamarca

Fue en la clase de windsurf que conocí a Thornbjorn. Le conté mis ganas por hacer algo nuevo, aprender y crear valor, y ahí fue cuando me contó de Work Away. Esta era la plataforma que él había usado para hacer lo mismo, por un tiempo, en el Sureste Asiático.

Me explicó que con una membresía de solo 29$ al año en Work Away podía tener acceso a diferentes oportunidades de voluntariado alrededor del mundo. Desde trabajos de educación y cuidado del medio ambiente, hasta proyectos de arte y asistencia a proyectos sociales.

La curiosidad me tuvo navegando en las redes leyendo sobre la experiencia de otros voluntarios. ‘Esto es lo que quiero hacer!’, me llene de coraje y al otro día ya tenía mi cuenta para empezar a mandar aplicaciones.

Salirme de la zona de confort, aprender otras habilidades y viajar! ¿Qué podía ser mejor que eso?… además tenía ahora un nuevo reto y una experiencia más para compartir con el mundo!

Amar

sin tiquete de regreso
Agradecido en Dinamarca

Ya estaba empezando a vivir la vida y a recuperar el sentimiento de existencia, era hora de compartir… pero ¿cómo? No sé nada de escritura y mucho menos de blogs… me tocó aprender.

Si antes escribí para conocerme, ahora me tocaba leer, leer y leer para educarme en lo que quería… lo peor que podía pasar era que descubriera que no era bueno blogueando y que no me gustase, pero lo tenía que saber. Si era así, pues me iría a viajar sin blog y sin nada! Ya mi nueva vida me tenía emocionado al fin y al cabo.

Leía y aplicaba lo que aprendía. Empecé a escribir todos los días y a organizar mis ideas. Al igual que con la guitarra y con el windsurf, cuando empecé a escribir, aprender de blogging e imaginar la comunidad que quiero crear, mis ser se fortalecía. “¡¡me gusta esto!!” pensaba.

Ahora, 4 meses después desde que decidí cambiar mi vida y menos de dos meses de haber empezado a compartir mis experiencias con el mundo a través de un blog, me siento pleno!… mensajes de felicitaciones, preguntas y sobretodo de agradecimiento por la información que comparto es lo que me mantiene en movimiento.

Duermo poco pero me acuesto satisfecho de saber que cada paso que doy me acerca más hacia lo que amo y me hace feliz: una vida con propósito!

Un gran abrazo y éxitos en todo lo que emprendan!

***

Los detalles y resultados de este viaje como voluntario aquí.

Este texto lo compartí inicialmente en Viajando con Pasaporte Colombiano.

Te puede interesar:

SOBRE EL AUTOR 


David Millán P.

Consultor de Becas y Admisiones Internacionales. He ganado 7 becas, me he formado en 8 países diferentes y he asesorado exitosamente a más de 350 personas a tener experiencias internacionales.


Te puede interesar

Deja un comentario

{"email":"Email incorrecto","url":"Web inválida","required":"Falta completar la información"}
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"804be":{"name":"Main Accent","parent":-1},"63c2f":{"name":"Accent Dark","parent":"804be","lock":{"saturation":1,"lightness":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"804be":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"63c2f":{"val":"rgb(34, 46, 62)","hsl_parent_dependency":{"h":216,"l":0.19,"s":0.29}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"804be":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"63c2f":{"val":"rgb(35, 47, 65)","hsl_parent_dependency":{"h":216,"s":0.29,"l":0.19,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Anterior Artículo
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"804be":{"name":"Main Accent","parent":-1},"63c2f":{"name":"Accent Dark","parent":"804be","lock":{"saturation":1,"lightness":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"804be":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"63c2f":{"val":"rgb(34, 46, 62)","hsl_parent_dependency":{"h":216,"l":0.19,"s":0.29}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"804be":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"63c2f":{"val":"rgb(35, 47, 65)","hsl_parent_dependency":{"h":216,"s":0.29,"l":0.19,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Próximo Artículo