Relatos de una emprendedora: darse cuenta de la vida que uno quiere e ir tras de ella

Emprendedora

Andrea y Alejo son una pareja de colombianos que han decidido montar su propia tienda virtual especializada en el cuidado animal. Hicieron unos cambios muy importantes en sus estilos de vida para vivir la vida  a sus propios términos y pasar de empleados de oficina a emprendedores de tiempo completo.

Tuve la fortuna de conocer a Andrea desde pequeño gracias a la amistad de nuestros padres y la contacté luego de saber las nuevas aventuras en las que estaba metida.

Le pregunté sobre el proceso de cambio, lo que la motivó, lo difícil de emprender y la perspectiva que tomó para sacar el proyecto adelante. Esta es su historia:

Mis sueños vs la realidad

Emprendedora

Andrea y Alejo recien casados

Durante mi primer año de trabajo me comprometí con Alejo y al segundo ya estábamos casados con una casa y dos perritos.  Ahí fue cuando todo cambio.

A pesar de que siempre había soñado con casarme, tener hijos, perros, etc., no pensé que un trabajo podía quitarme toda la felicidad que esto me generaba.

Había logrado asegurar un buen empleo con Brown & Brown, una de las agencias de seguros más grande del país. Sin embargo, había días que me veía con Alejo solo para dormir y esto me parecía terrible.

Además, el amor por mis perros es inmenso, así que dejarlos solos todos los días sin poder compartir con ellos también era horrible.

Por otro lado, no me aguantaba a mi jefe, quien unos días estaba dichoso contando chistes y otros como un toro gritando y siendo irrespetuoso.  No valía la pena el sacrificio ya que no era un trabajo que me apasionaba.

En cuestión de semanas me empecé a preguntar “¿Qué es esto?”, “Si esto es el desayuno ¿cómo será el almuerzo?” “Claro, con razón las personas se divorcian si uno pasa más tiempo metido en una oficina que compartiendo en familia”, “Cómo será el día que tenga hijos?” En fin…

¿Arriesgarlo todo?

Emprendedora

Con sus mochilas a Hongkong

Mi prioridad siempre ha sido mi familia y mi relación amorosa. No iba a sacrificar esto por nada así que empecé a buscar opciones.

Durante nuestra luna de miel nos pusimos en la tarea de investigar diferentes tipos de empresas, escuchamos días de audio libros y vimos varios videos que impactaron nuestra perspectiva.

Después de llegar del viaje no pude continuar actuando como si nada estuviera pasando. Mi personalidad emotiva y terriblemente honesta mostró sus garras y en cuestión de días empecé a explotar como una olla pitadora. Lloré varias veces de la rabia y me sentí impotente de no tener la libertad para hacer lo que me hacía feliz.

Sentí que había caído en el hueco de vivir inconforme y de trabajar en algo que no me gustaba para pagar unos carros, cuatro paredes y otros gustos innecesarios.

Después de llorar, me senté a hablar con Alejo para tomar decisiones. Como alguna vez mi mama me dijo, “los números no fallan,” así que agarré un papel y un lápiz e hicimos cuentas.

Como habíamos remodelado la casa, los ahorros eran entre $0 y un poquito. Los gastos mensuales estaban por encima de los $6,000 USD.

Queríamos renunciar pero no estábamos dispuestos a perder la casa que nos había costado tanto esfuerzo comprar y arreglar. ¿Y es que a quién no le da inseguridad arriesgar cuando está recién casado y materialmente lo tiene todo?

Eran demasiados sentimientos encontrados.

La solución: disminuir gastos e independizarse

Emprendedora

Alejo me dijo que renunciara yo primero y ya cuando estuviéramos estables renunciaría él. Pero yo en mi corazón sabía que él tenía el peor trabajo y horario, así que era prioridad que el renunciara… pero yo tampoco estaba bien.

Así que era con toda, los dos al agua.  El último día de trabajo, llamé a toda mi familia a contarles la buena noticia. Grité 50% de felicidad y 50% de nervios por la incertidumbre que venía.

La verdad es que a mí me daba más miedo no hacer nada y que se me pasara la vida ahí…En una situación de inconformidad por el mismo miedo.

Así que empezamos el plan de acción. Este era sencillo: buscar de donde cortar gastos y buscar de donde sacar plata.

Empezamos por vender un carro, pues ya íbamos a trabajar juntos. Pusimos en renta los dos cuartos de la casa que estaban desocupados y cancelamos todo lo que no fuera necesario.

Mejor dicho, no cortamos la luz y el agua porque era indispensable. Y así fue como bajamos nuestros gastos a aproximadamente $3,000 al mes.

La siguiente etapa era pensar en cómo sostenernos siendo independientes, esto basado en todo lo que habíamos leído y aprendido. Decidimos hacer dos cosas para ver cuál nos salía.

1) Enviar cartas a dueños de casas que estuvieran interesados en vender a un valor más bajo que el valor del mercado con tal de cerrar en una semana y en efectivo, nosotros le venderíamos esos contratos a inversionistas…. Mandamos 2,000 cartas, pero no salió nada.

 2) Empezamos una compañía de accesorios para animales en internet. Tenemos dos perros grandes y sabemos que es lo que uno como dueño necesita y quisiera tener. Así fue como lanzamos nuestro primer producto: un cobertor para la silla del carro.

Como no teníamos todo el dinero, utilizamos nuestro crédito para hacer la inversión. Y mientras que el negocio despegaba, decidimos trabajar con mis papas vendiendo seguros de salud desde nuestra casa.

Nuestra experiencia vendiendo productos de animales por internet

Emprendedora

En Octubre del 2016, los dos habíamos renunciado y estábamos trabajando con los seguros de salud para cubrir nuestros gastos mensuales, ahorrar lo que más pudiéramos por si venia un momento difícil y lograr sacar la compañía adelante.

Empezamos a averiguar e investigar formas de vender online. Y decidimos empezar a vender en Amazon y por nuestra página poniendo diferentes tipos de publicidad como Amazon, Facebook e Instagram PPC.

Lo costoso de empezar el negocio es el inventario y el costo de envío. Nosotros, dependiendo del tipo de producto, buscamos un proveedor que lo fabrique en China o USA.

En Diciembre de 2016 por fin nos llegó el inventario y para Enero 2017 se estaba vendiendo tan bien que nos tocó bajar la publicidad porque de lo contrario nos quedaríamos sin producto.

Inicialmente lanzamos la marca Happy Pets By ZUPA pero al darnos cuenta que el nombre era muy largo, lo cambiamos a ZPAW. Por ahora nuestro plan es tener suficiente inventario para entrar a vender en otras plataformas como Ebay, Chewy y/o Walmart Online.

Este cambio tan importante, me ha dado algo MUY valioso que casi nadie tiene ahora y es TIEMPO. Tiempo para vivir, tiempo para disfrutar, tiempo para soñar y tiempo para crear mi propia realidad.

Por eso estoy más feliz y agradecida que nunca. Con nuestros productos ayudamos a personas animalistas y sus peluditos, algo que me llena al 110% y lo mejor es que lo puedo hacer desde cualquier parte del mundo.

Que sigue para Andrea y Alejo

Emprendedora

Después de asistir a unas ferias en Colombia y en el exterior, Andrea y Alejo están trabando fuertemente para sacar 8 nuevos productos en su tienda virtual los cuales están proyectados para salir al mercado en los siguientes tres meses.

Hace poco empacaron maletas y se fueron a vivir tres meses a Republica Dominicana. Motivados por aprender a hacer Kitesurf alquilaron su casa por AirBnB y su carro por Turo. Un experimento que piensan replicar por lo menos una vez al año “para no tener tantos apegos a las cosas materiales y aprender a caminar livianos por la vida” afirma Andrea.

Andrea aspira viajar por el mundo practicando Kitesurf con su esposo, mientras juntos construyen una empresa integra con una conciencia social y medio ambiental, la cual por medio de sus productos ayuda a los animales y sus amos a tener una vida más cómoda y saludable.

Gracias Andre!! Puedes saber más de su proyecto siguiéndole a:

ZPAW
www.zpaw.us
Instagram: @zpaw.us
Facebook: @zpaw.us
Twitter: @happypetszp

Te puede interesar:


Acerca de David

Asesoro a personas a viajar becadas y a tener experiencias internacionales. Lo hago mientras que escribo sobre los viajes, la vida y las oportunidades que están ahí afuera.

Deja un comentario