Las 5 reacciones de la gente en el exterior cuando digo que soy colombiano

como nos ven a los colombianos en el exterior

Colombia es conocida cada vez más a nivel mundial. Me gustaría decir que de una “forma menos estereotípica” pero acaso ¿quién no tiene estereotipos de otras nacionalidades?

Si bien es cierto que series como Narcos de Netflix muestran la Colombia que a muchos se nos dificulta recordar y aceptar; viviendo en el exterior y viajando a otros cuantos países me he dado cuenta de las demás percepciones que existen sobre mi país.

He entendido que lo importante de decir “I’m from Colombia” más que una etiqueta, nos ayuda a crear relaciones con otras personas: el resultado de sus reacciones ante nuestra respuesta, la manera en cómo percibamos aquellas reacciones y la forma en que actuamos ante ellas.

Estas son 5 reacciones de la gente en el exterior cada vez que respondo a su curiosidad y les cuento que soy colombiano.

Exótico

como nos ven a los colombianos en el exterior
Picnic en Florencia, Italia acompañado por Chrystal de Taiwan y Daria de Rusia

Al parecer, aparte de drogas y guerra, existen personas que ven a los colombianos como “criaturas exóticas”. Personalmente diría que en su mayoría son mujeres europeas de distintas nacionalidades. Pero seguramente mi hermana, quien estudia en Australia, diría que son del sexo opuesto.

Y es que la sola reacción del receptor al terminar la frase “I’m from Colombia” no podría ser más obvia. Y puede que esté exagerando pero generalmente lo que ocurre con la otra persona es un cambio en la mirada, el tono de voz y en ocasiones es acompañado de un sonido sutil como “ummm”, “jummmm” o “woaw”.

Probablemente la sorpresa existe porque como colombianos podemos parecer de cualquier otra nacionalidad (turca, india, egipcia, filipina y hasta alemana) que no está asociada a la salsa, sensualidad, reggaetón, pasión y “el idioma más lindo/sexy de todos”.

Y me refiero a estas cosas porque después de la reacción de asombro lo que siguen son una serie de preguntas relacionadas de alguna forma a validar estas imágenes que tienen en su cabeza.

Es como si de repente, al decir que vengo de Colombia, me vieran como otra persona porque se produce un interés bien fuerte.

Al continuar la conversación puedo detectar un gusto de la persona por la cultura latina y su gente. Son puntos que ya he ganado por el simple hecho de decir de donde vengo y que normalmente aseguran una buena relación de ahí en adelante.

“¿También bailas?” aaaaaaaaaaaayyy.

Los chistes malos

Por otro lado, está el típico “gringo” que responde a mi respuesta con comentarios y chistes flojos sobre la cocaína y pablo escobar. Todos los que reaccionan de esta manera son hombres. Me atrevería a decir que el 95% de ellos no conoce Colombia y muy pocos han viajado por Suramérica.

El restante 5% viajó a Colombia pero conocieron solo Cartagena y/o Medellín motivados inicialmente por el bajo costo de las drogas y su fácil acceso.

Y no los culpo, yo también tengo mis prejuicios y soy ignorante de muchas otras culturas. Por este motivo generalmente respondo a los chistes con una sonrisa que ya parece verdad de tanto fingirla y les explico que:

  • Pablo Escobar está muerto,
  • que la guerra contra el cartel de Medellín fue hace más de 25 años
  • que a pesar que se sigue produciendo cocaína en el país ya no se hace en gran medida como antes
  • y, finalmente, que produzcamos cocaína no significa que cada colombiano la consuma.

Después, lo que sigue depende de cómo reaccione la persona a mis aclaraciones y el carisma y la intención con la que haya hecho el comentario. Espero toquemos los problemas actuales del país (resultados del pasado) o aún mejor, pueda contarle lo que amo de mi país…. Otras veces lo mejor es cambiar de tema.

Los que conocen un poco más

reacciones cuando digo que soy colombiano
En Roskilde, Dinamarca

Hay otros que empiezan a nombrar  futbolistas, cantantes y eventos importantes en Colombia. Generalmente estas personas nunca han visitado el país pero sus intereses por el deporte, la música, la política, los viajes y los negocios hacen que tengan un conocimiento más amplio que el resto de personas.

“James”, “Shakira”, “Café” etc.

Me comentan lo mucho que les gustan las colombianas y lo bacanes que han sido los colombianos que han conocido. Tienen un auténtico interés por el país.

Son de clase media y en su mayoría locales de los países que visito. Su nivel de inglés es limitado pero lo suficientemente bueno para intercambiar ideas. Así, podemos pasar varios minutos hablando del país y nuestras diferencias culturales. Buenos ratos.

Más colombianos que yo

como nos ven a los colombianos en el exterior
Con Christin, una alemana más colombiana que yo (Seúl, Corea).

He encontrado también reacciones un poco más extremas y medio graciosas. “Nooooooo, ¿en serio?” “entonces también hablas español” “Viví en Tunja/Cúcuta/etc por 6 meses”. Aplauden y sonríen de oreja a oreja.

Algunas veces también me han abrazado. Luego me cuentan de los lugares en Colombia que han visitado, la comida que probaron y lo cálido de la gente. Cambian inmediatamente de inglés a español y normalmente lo hablan perfectamente.

Hablan y hablan de su maravillosa experiencia y yo más contento no puedo estar. De hecho estoy más bien anonadado, perplejo ante tanta emoción y alegría. No me salen las palabras, ni me dan tiempo de hablar.

Pronuncian “parce”, “chévere” y otras palabras del común. ¡Como aman cada cosita que muchas veces se me olvida están allí!.

En su mayoría ‘hippies’, han recorrido gran parte del país y probablemente han visto cosas que yo no. Mochileros, aventureros y espíritus llenos de vida. Otros más cómodos pero con mucha experiencia y conocimiento del país y su cultura.

Hombres y en su mayoría mujeres, normalmente de países desarrollados o con la oportunidad de educación que otros no.

Después de eso, la conexión por lo general se da. Me ven como amigo a pesar que me acaban de conocer y yo igual.

Los que quieren ir

estereotipos de los colombianos
De todo el mundo! (Roskilde, Dinamarca)

Finalmente hay muchos que me cuentan sobre sus deseos de visitar mi país por las tantas cosas buenas que han escuchado.

Algunos tienen miedo o dudas y otros saben que es cuestión de saber viajar. Generalmente me preguntan por la seguridad y comparten conmigo sus posibles rutas.

Otros han decidido posponer el viaje por que les falta dinero pero que van, van.

***

Y tú ¿qué tipo de reacciones has encontrado cuando dices que eres [email protected]?

Y si no eres de Colombia, ¿cuál es la imagen tienen los demás de tu país?

Te puede interesar:

6 ideas sobre “Las 5 reacciones de la gente en el exterior cuando digo que soy colombiano”

Deja un comentario