Cómo gané una beca para estudiar en Corea y reencontrarme con mi novia

estudiar en corea

Fue en el 2012 que tuve la oportunidad de ir a este maravilloso país. Todo empezó con un impulso sin pensar en dinero o en el cómo podría mantenerme en un país tan diferente a Colombia.

La fuerza que más me motivo era la de volver a ver a mi novia Nayoung, una surcoreana que había conocido en mi viaje a Londres, dos años atrás.

Estaba muy enamorado, quería verla y estar con ella de una vez más. Habían pasado ya seis meses desde la última vez que nos vimos en su visita a Colombia.

Ya eran suficientes los encuentros por Skype y las ganas de abrazarla y besarla fueron suficientes para decidir que iba tras de ella.

beca para estudiar en corea
Con Nayoung cerca y a la distancia.

1. Aplicar a un intercambio con la Universidad

Debía ser algo inteligente, no cualquier viaje; algo largo que valiera la pena pagar. Decidí irme de intercambio por un año con mi universidad. Pregunté, leí y apliqué.

Mis padres tendrían que pagar los dos semestres de la universidad y yo me haría cargo de la manutención.

Financieramente contaba con lo necesario para pagar los tiquetes de avión y para el primer mes de sostenimiento, el resto la verdad no me importaba. “Trabajaré como profesor de español o salsa y me mantendré día a día” pensé.

Las ganas lo eran todo.

Primero fui aceptado en la Universidad de Sungkyunwan. Los requisitos que me pedían fueron:

  • Calificaciones por encima de 3,8.
  • Un examen de inglés que demostrara un nivel de dominio de B2.
  • Y extractos bancarios que “sustentaran solidez económica”

Este último requisito me asustó porque en la familia pasábamos por dificultades de dinero. No tenía de otra sino mostrar los movimientos de cuenta cuyos saldos finales cada mes era cero.

2. Aplicar a la beca

Luego la magia sucedió. Recibí un correo de la universidad de corea en la que no solo me aceptaban en el programa de intercambio, sino que también me invitaban a aplicar a una beca del gobierno coreano. Ésta cubriría tiquetes y subsidio de manutención.

Únicamente otorgarían 8 becas entre todos los estudiantes que aplicaran y, sin pensarlo dos veces, decido aplicar.

Debía enviar:

  • Cartas de recomendación: yo envié tres: de un profesor, del director de carrera y de mi empleador.
  • Calificaciones
  • Resultados de prueba de inglés
  • Carta de motivación: escribir en una página las razones por las que debería obtener la beca.

Me tocó traducir todo al coreano y enviarlo por DHL. La suma del envío del paquete superaba el millón de pesos. Una suma que al fin y al cabo se volvía una inversión y como toda inversión: se gana o se pierde.

Pasó un mes después de enviar los documentos. Yo viajaba un jueves de Enero y el martes anterior fue que recibí el correo que me informaba que había sido merecedor de la beca.  Ya no tendría que trabajar para “vivir al ras” y los ahorros que llevaba los podía en lo más quería: viajar!!. Así fue que lo hice.

beca para estudiar en corea
Con la familia de Nayoung

Esta fue la primera de cuatro becas que me gané para estudiar en el exterior. Contrario a lo que muchos creen, son muchas las oportunidades que existen para nosotros los nacionales de países en desarrollo como Colombia. Por eso muchas becas se pierden.

Espero esta información te haya ayudado y demostrado que no se necesita ser el más “nerd” para acceder a una beca. ¿Entonces es suerte? Yo creo que es determinación; arriesgarse a hacer eso que el corazón quiere y que la razón calcula… ¡el resto se da!

***

Hidden Content

También puedo asesorarte personalmente (mira aquí)

Este texto lo compartí inicialmente en Viajando con Pasaporte Colombiano

Te puede interesar:

Deja un comentario

10 ideas sobre “Cómo gané una beca para estudiar en Corea y reencontrarme con mi novia”